La galga favorita del príncipe Alberto, "EOS", pintada por Sir Edwin Landseer. Acompañó al príncipe desde sus catorce años y viajó con él a Inglaterra. Cuando Eos murió, con diez años de edad, fue enterrada en el cementerio familiar de palacio. Landseer se encargó de realizar un monumento a Eos para su tumba.

Eso, es amar a tu perro.

"SIEMPRE QUE VEO A UN CAZADOR SEGUIDO DE SU PERRO, LA ESCOPETA AL BRAZO, NO ME OLVIDO NUNCA DE DESEARLE BUENA CAZA. DICEN QUE ESA FRASE ES DE MAL AGÜERO". Julio Verne

miércoles, 21 de agosto de 2013

LA CRUEL IMAGEN DEL ABANDONO. (ZARAGOZA)







Copio:

Las imágenes son terribles, pero quiero dejar claro que esté no es un caso aislado, ya que en el pueblo de Epila, muchos galgos y otros perros, deambulan por las calles en estás mismas condiciones, hambrientos, enfermos, mal heridos y aterrados.... los vecinos los ven, conviven con ellos por la calle.

Solamente puedo añadir que el 60% de los habitantes de Epila, son de etnia gitana, creo que no hace falta decir nada más.

Y al Sr. Alcalde yo le diría....¿no se avergüenza usted de estas imágenes?  ¿tampoco le duelen?, porque yo si y me duelen....no sabe hasta que punto.

Nos avisaron de que, en el municipio zaragozano de Épila, había una perrita muy enferma. Cuando acudimos a su rescate, la encontramos en el sótano de un edificio derruido. Ya sin ganas de luchar, resignada a su suerte, había buscado ese lugar para morir. 

Nos habían avisado de que había algún otro perro en un estado similar en el mismo pueblo. Cuando llegamos con la perrita, a la que llamamos Sora, a la clínica veterinaria, una joven nos confirmó que había localizado a uno de estos perros. Regresamos inmediatamente a Épila y encontramos al cachorro que aparece en las fotos, Cani, que también mostraba signos evidentes de enfermedad. 








En este momento, ambos están recuperándose, lentamente, de las graves lesiones de piel que padecen. Sora padece también anaplasma – una enfermedad de la sangre- y Cani, además de anaplasma, tiene leishmaniasis. 

También deberán recuperarse de las heridas en el alma, de la tristeza del abandono, del miedo y el sufrimiento que han padecido, soportando graves dolencias sin que nadie aliviase su dolor. Lo harán pronto, en cuanto se den cuenta de que ya no tienen nada que temer, que sus males ceden y que reciben el cariño y las atenciones que no han tenido hasta ahora.



Contacto: info@adpca.es

http://www.adpca.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada